Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia en la navegación por la web de Bona Leer sobre las cookies bona.com

Spain

Nuestras queridas mascotas y un pavimento de madera. ¿Qué papel juega el profesional?

Es de todos conocido que cada vez a más hogares van llegando muchas y diversas mascotas, entre las más habituales perros y gatos.

Animales a los que les ofrecemos y nos devuelven un cariño especial, no en vano son uno más de la familia.

Unas mascotas fieles que suelen deambular por cualquier estancia de nuestra casa, compartiendo con nosotros incluso nuestros sofás y por supuesto nuestros pavimentos.

Y aquí es dónde vamos a concentrar o enfocar este breve artículo. Nuestros queridos amigos deben de estar educados para convivir con nuestra familia dentro de nuestras viviendas, pero en ocasiones olvidamos, que los animales caminan con sus patas, por todas las estancias de nuestra casa y lógicamente ellos no pueden controlar detalles que se les escapan.

Uno de estos detalles, es que, en muchos casos, con sus finas y afiladas uñas, van produciendo finos y blanquinosos arañazos en cualquier tipo de pavimento que tengamos colocado en nuestra vivienda. El que a nosotros nos atañe en este caso, es el pavimento de madera noble. Nada peor, ni mucho menos, que cualquier otro tipo de pavimento. Todos ellos se arañan, por duros que sean, no hay ninguno al que pase inadvertido el paso del tiempo en compañía de nuestras mascotas. Durante estos últimos 25 años de actividad en Bona, hemos tenido cada año un par de casos, máximo tres, -cifra muy baja comparado con los miles de m2 renovados por los profesionales-, con esta patología.

Hemos escuchado todo tipo de defensa de esta situación por parte del cliente, “eso con mi barniz antiguo, el de antes, el de toda la vida, no me pasaba, no se arañaba”, “estos barnices de ahora no sirven, nada que ver a los de antes”, “mi barniz anterior me duró 35 años y estaba en prefecto estado, no lo arañaban mis gatos”. Lo que es cierto es que el cliente final cuando renueva su parquet y al poco tiempo observa que comienza a tener arañazos de su perro o gato, se disgusta, lógicamente.

No es menos cierto, que los barnices de urea-formol, normalmente a los que se refiere la gente cuando defiende los argumentos expuestos con antelación, eran más duro-rígidos, que los existentes hoy en día en base acuosa, los cuales son duro-elásticos. Productos diferentes, los primeros con unas ventajas y desventajas y los segundos con otras. Estos últimos ya tienen más que demostrada su valía y durabilidad desde su nacimiento allá por el 1991.

Pero algunas veces a los profesionales, nos falta un punto de atrevimiento y mejorar nuestra prescripción. Siendo con el tiempo buenos conocedores y profesionales del oficio, en ocasiones olvidamos realizar una mejor recomendación. Los profesionales debemos cerciorarnos, y hablo en un entorno doméstico o residencial, no comercial, de qué tipo de tráfico va a soportar ese pavimento de madera. Si nos dicen que en la unidad familiar existen o van a existir mascotas, debemos informar que el pavimento irá mejor tratado con una capa extra de producto, es decir cuatro en vez de las tres habituales. Además de indicar al propietario/a que cuanto menos brillante sea el acabado de su pavimento más discretamente pasarán desapercibidos los finos y pequeños arañazos que pueden originar nuestros animales domésticos, añadiendo que todos los pavimentos se arañan no solo la madera. Por tanto y dada la experiencia conseguida en estos años, debemos de aconsejar 4 manos de acabado en estancias con mascotas, para que todos los miembros de la familia puedan disfrutar de un pavimento noble, sostenible y natural como es la madera.